Karl Marx y El Manifiesto Comunista

En esta ocasión vamos a hablar sobre Karl Marx, uno de los economistas más influyentes tanto del siglo XIX como del XX. Actualmente aún existen muchos colectivos y corrientes políticas de diversos países que toman sus ideas y tratan de implementarlas en la sociedad.

marx

Karl Marx nació en Tréveris, ciudad perteneciente al desaparecido Reino de Prusia, el 5 de mayo de 1818. Provenía de una familia culta y burguesa. Su padre era un judío liberal, dedicado a la abogacía, que tuvo que convertirse al luteranismo con el fin de huir de la legislación antisemita.

En 1835 entró en la Universidad de Bonn. A pesar de que solo estudió allí un curso, fue un año muy intenso ya que se vio envuelto en enfrentamientos, llegando incluso a pasar un día en prisión acusado de alcoholismo y desorden. Posteriormente estudió en las universidades de Berlín y Jena, doctorándose por esta última en filosofía.

En 1843 se casó con una baronesa, hermana del Ministro de Interior prusiano. Su padre, un aristócrata liberal, nunca vio con buenos ojos la relación de su hija con Karl, así que contrajeron matrimonio una vez que murieron sus progenitores.

Marx conoció en París a Friedrich Engels, hijo de una familia de industriales acaudalados. Cosecharon una gran amistad ya que ambos compartían muchas ideas políticas y sociales. Juntos elaboraron El Manifiesto Comunista, a petición del segundo congreso de la Liga Comunista. Publicado el 21 de febrero de 1848, dicho manifiesto tenía como objetivo difundir las ideas marxistas. Podemos destacar dos grandes conceptos: el materialismo histórico y la explotación del hombre por el hombre.

Según el materialismo histórico, las ideas de cada sociedad vienen determinadas por su estructura económica y productiva. Por lo tanto, un cambio importante en el sistema económico de una determinada sociedad, provocará que las siguientes generaciones tengan unas ideas diferentes, acordes con el cambio productivo producido.

Por lo que respecta a la explotación del hombre por el hombre, El Manifiesto Comunista defiende que los trabajadores son explotados por los capitalistas ya que estos solo contratarán al obrero si, gracias a su trabajo, puede obtener una plusvalía, que se quedarán ellos. Es decir, el trabajo llevado a cabo por obrero genera un beneficio, el cual va a parar al capitalista, no al trabajador.

En El Manifiesto Comunista podemos encontrar el siguiente párrafo, el cual resulta esclarecedor: “Los comunistas no se rebajan a disimular sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente. ¡Bien pueden temblar las clases dominantes ante la perspectiva de una revolución comunista! En ella los proletarios no tienen que perder más que sus cadenas. Tienen un mundo que ganar. ¡Proletarios de todos los países, uníos!”

Karl Marx fue discípulo de David Ricardo y como tal decidió seguir estudiando sobre la teoría del valor-trabajo llevado a cabo anteriormente por Ricardo. Según esta teoría, el coste de producción viene determinado únicamente por el salario percibido por el trabajador, quedándose el capitalista con el beneficio obtenido de la diferencia entre el precio de venta del producto y el coste de producirlo. De esta manera, cada vez en mayor medida, el capital queda en manos de unos pocos y esto, unido a la progresiva mecanización de los procesos de producción, provocará la llamada “revolución social”.

Tras vivir muchos años con diversas dolencias físicas, Marx murió el 14 de marzo de 1883 debido a una pleuresía.

3 thoughts on “Karl Marx y El Manifiesto Comunista

Deja un comentario