Déficit público y deuda pública, ¿en qué se diferencian?

En numerosas ocasiones escuchamos en los medios de comunicación cómo hacen referencia al déficit público o deuda pública, utilizando estos dos términos como si se trataran de sinónimos, pero no es así. Si bien es cierto que ambos mantienen una relación muy estrecha.

El déficit público no es más que la diferencia entre gastos e ingresos que ha tenido un Estado en un determinado periodo, siendo mayores dichos gastos. Ante esta situación es necesario financiar de alguna manera ese exceso. Es en este momento cuando aparece la deuda pública.

La deuda pública es lo que el Estado utiliza para financiarse, instrumentalizado en letras del tesoro, bonos y obligaciones. De esta manera el Estado se convierte en prestatario mientras que los adquirentes de dichos instrumentos pasan a ser sus prestamistas.

Para terminar de entenderlo, voy a exponeros un ejemplo muy didáctico. Se podría decir que la deuda pública es el agua que hay en una bañera, mientras que el déficit público es el agua de los cubos que vamos vertiendo en ella. Cuanta más agua (déficit) echemos a la bañera (deuda), más llena estará. Para tratar de reducir el agua podemos quitar el tapón, que vendría a ser los instrumentos de política fiscal o presupuestaria que aplica el Estado para conseguir este objetivo.

deficit

Por último, quiero aprovechar este post para hacer referencia a la prima de riesgo. Simplemente comentaré que es la diferencia entre el interés que se paga por la deuda de un país y la que se paga por la de otro. En la Eurozona comparamos la rentabilidad del bono alemán a 10 años con la rentabilidad de los bonos de cada país. Esto implica que, cuando en los medio de comunicación anuncian que baja o sube la prima de riesgo en España no tiene por qué ser debido a que se paga menos o más por nuestros bonos, ya que también hay que tener en cuenta las fluctuaciones de la rentabilidad del bono alemán.

Deja un comentario